Seguimos en Burgosdijital.net

Seguimos en Burgosdijital.net
Nos hemos trasladado a Burgosdijital.net

sábado, 30 de abril de 2011

La gente buena del campo son la sal del mundo

Si me preguntas qué opino o qué puedo contar de el tiempo que llevo viviendo en un pueblo, podría hacer un esquema de la siguiente manera:
-          Qué pensaba del medio rural antes de vivir en él.
-          Qué pienso ahora que vivo en él.
-          Generalidades en torno a esta cuestión.

Pues bien antes de vivir en el mundo rural tenía la ilusión mental de un estilo de vida rural diferenciado al estilo urbano. Se puede decir que pensaba que aquello que me incomodaba de mi estilo de vida urbano, como es la falta de sinceridad entre las personas o el exceso de rigor en las formas, no iba a existir en el medio rural.
Ideaba un mundo rural donde las relaciones eran más cercanas y auténticas; Además de un comportarse o lucirse con menos adorno o ¨perifollaje¨, de una forma más clara o semejante.
Por otro lado imaginaba, también, un espacio de libertad alejado del esquema preso ¨dinero-consumo¨. Pensando el medio rural como un espacio para pasar a ser propietaria, cambiando el esquema a ¨trabajo-propiedad¨.

Si analizo lo que pienso en este momento del medio rural en el que convivo puedo  decir que ,en el ámbito de las relaciones entre las personas y partiendo de la idea predeterminada que yo tenía, mi opinión es que:
-          Existe en el medio rural una manera diferente de sinceridad, dicho de manera irónica, más ¨exigente¨ ya que para recibir una parte de sinceridad de alguno de sus habitantes tienes que dar a priori cuatro o cinco partes de la tuya, y luego esperar con el tiempo un resultado posible.
-          En relación a las formas sociales, decir que también existen formas pactadas en el medio rural, existiendo formas para los que se escapan a las formas. Siendo más difícil que en las ciudades que población general llegue a ignorarte, porque eso sí que se puede decir del medio rural la capacidad de ignorar al otro ciudadano es menor; el marco de convivencia incluye a todos. La exclusión extrema es menor y la diferenciación entre subgrupos es también menor. En mi medio rural prima un tipo de clasificación social basado en las relaciones de familia; Las personas son, en su mayoría, miembros de una misma familia ,por lo que existe un factor de semejanza muy fuerte que suaviza las fronteras excluyentes.

Sobre el dinero, el trabajo , consumo y propiedad, puedo decir que:
-          También en el pueblo ¨el dinero es el dinero¨ y es algo particular de quien lo tiene y decir que, por supuesto, no se comparte.
-          La propiedad pública o compartida que en la ciudad se evidencia en los edificios públicos como los colegios, bibliotecas, centros de salud entre otros o de tipo abierto como los parques y paseos, que sería importante que el ciudadano bien entendiera y defienda, si es preciso, que son propiedad de los ciudadanos, pagados con la aportación de todos.
Pues bien, si buscamos la semejanza a estos espacios creados por nosotros en las ciudades en el medio rural, al carecer ,en los pueblo pequeñines como el mío, de servicios públicos, podríamos decir que son algunos de estos espacios comunes la plaza del pueblo y los montes para pasear, siendo, a excepción de los montes comunales, de los que el ciudadano no dispone en mejor posición que los animales que en ellos pastan, el territorio en una gran parte propiedad particular heredada y comprada desde tiempo históricos por los propietarios de la tierra.
Son las tierras comunales una posibilidad para los no heredados que pueden, a través de renta, hacer uso de las mismas para poner a pastar a sus animales.
Existen también intentos de hacer nuevos espacios que se compran a los particulares para trasformar espacios privados en espacios públicos y dedicados a las personas.
-  El elemento trabajo es un común a todas las personas del medio rural, necesarios para comenzar un nueva vida y para mejorar las condiciones de vida existentes a través del desarrollo. La necesidad de comenzar un proyecto desde casi cero de los nuevos pobladores contrasta con la vida estable de las personas que habitan estos territorios. Si bien, puedo afirmar que la solidaridad en el trabajo y las maneras de cooperación no son ajenas a las tradiciones rurales, y son lo que muchos buscamos al irnos a los zonas rurales. No se si es desconfianza o un rechazo basado en aspectos más profundos de la cultura rural lo que dificulta la colaboración entre nuevos y antiguos pobladores.


En relación a la despoblación, dentro de las generalidades del medio rural, una de las preocupaciones compartidas por todos porque atañen a la supervivencia de las comunidades rurales, puedo decir que :
-          Cada nuevo poblador busca una vida y tiene unas exigencias que no tienen porque ser satisfechas por los ya pobladores. Sentencia que justificaría la cerrazón que muestran estas personas de toda la vida por las nuevas pobladoras y buscadoras de nueva vida que requieren en mayor o menor medida atención y acogida.
-          Si por un lado entre la población rural la semejanza es mayor, como comenté antes, debido a los vínculos que existen de familiaridad, hacerse uno participe de estos vínculos es demasiado pedir al nuevo poblador. Como ejemplo irónico de esta situación me remito a la película ¨Dogville¨.
-          Sobre la propiedad rural, la huerta, el jardín para tomar el te las noche de verano y observar las estrellas; puede ser alcanzada en otra vida por el matrimonio intercultural o bien gravosamente pagada por el nuevo poblador. Aunque no mucha gente quiera comprar el mismo producto el antiguo poblador se agarra con ambas extremidades a su propiedad puesta a barbecho durante décadas y llegado ante su puerta un posible comprador da comienzo el juego de negociaciones amplias entre propietario, idealista , banco real y valor real de mercado de la tierra.


Tengo la oportunidad de hacer desde este artículo un llamamiento a los antiguos pobladores a que nos den un voto de confianza y compartan proyectos y formas de vida con los idealistas nuevo pobladores que llegamos de la ciudad con más ilusión que dinero, dispuestos a convertir un botijo en una obrar de arte y a fascinarnos con los matojos y zarzas ,que son quemados como rastrojo pero, que para nosotros son símbolo de la más preciada vida natural.
Y también, un ofrecimiento de parte de los nuevos pobladores, en forma de ¨pacto social¨, de no romper demasiado las formas de siempre tan comprobadas y validadas, con modernismos y prejuicios, provocando desasosiego en las poblaciones acogedoras. Los nuevos pobladores podíamos intentar lograr una semejanza o acercamiento social por medio del respeto y la cautela  ante las formas de vida y usos de los lugares en los que deseamos vivir.

Siendo este ¨pacto social¨ o una manera posible de equilibrio en la convivencia rural siendo una combinación de valores:
- Confianza y colaboración, sumado a, respeto y acercamiento social.

martes, 26 de abril de 2011

Doy fe: Guía de la barbarie en Burgos

En los últimos meses Burgos cuenta con dos novedades literarias que inducen al lector a adentrarse en el pasado de la ciudad de Burgos como escenario de hechos históricos. Bien visto, estas novedades no son tan nuevas.

La primera se descubre paseando por el centro histórico de Burgos. Se trata de la nueva señalización turística de los monumentos más importantes. Algunos de sus textos son curiosos  en sus contenidos.

Concretamente, en la iglesia de Santa Águeda se hace alusión a la Jura de Santa Gadea, que supuestamente exigió El Cid a Alfonso VI. La historiografía ha demostrado sobradamente que tal suceso, ni está documentado, ni es lejanamente probable que sucediera. Pertenece a la literatura y a la leyenda. Pero, por alguna razón, sigue resultando interesante seguir repitiendo tópicos, o es más cómodo… Esto lleva a recordar otros hechos o bienes supuestamente históricos tan valorados por nuestros gobernantes: la costosísima (no sabemos si valiosísima) espada del Cid adquirida por la Junta (millón seiscientos mil euros), los huesos del Cid, etc.

La segunda novedad es el recientemente reeditado libro Doy fe, de Antonio Ruiz Vilaplana, escrito en 1937. Nos ofrece un Burgos menos placentero, y descarnadamente real. Se trata de un testimonio de varios sucesos acaecidos a comienzos de la Guerra Civil en Burgos: detenciones, asesinatos, represión brutal en definitiva. Son sucesos acaecidos en escenarios de nuestra ciudad, que cruzamos a diario o conocemos sobradamente: Correos, La Cartuja, Capitanía, El Espolón, El Teatro Clunia (antigua prisión), etc.

El contraste es claro: recordamos hechos supuestamente heroicos pero falsos, mientras que tenemos menos presentes sucesos vergonzantes pero ciertos.

Si la ciudad también enseña, si la ciudad es un libro que hay que leer…, entonces necesitamos buscar a los maestros que la interpreten. Y los hay. Pero no son quienes redactan el material turístico de la ciudad.

Frente a la guía del Ayuntamiento de Burgos, Burgosdijital propone otra guía menos placentera y escapista: la guía de la barbarie en Burgos que recientemente se ha publicado en este blog: http://burgos-dijital.blogspot.com/2011/04/balada-triste-para-un-republicano.html

Para más información sobre Ruiz Vilaplana y su libro Doy fe, se puede consultar: http://diariodevurgos.com/dvwps/doy-fe-un-ano-de-actuacion-en-la-espana-nacionalista.php

lunes, 25 de abril de 2011

Si privada te subvenciono, si pública te recorto

El pasado 8 de abril nos enterábamos por la prensa de que la Junta de Castilla y León había concedido la nada desdeñable subvención de 45.000 euros a una empresa privada como es la Universidad Popular de Burgos para la realización de cursos de alfabetización y español para extranjeros. Otros tantos miles de euros han ido a parar a la Universidad Popular de Palencia con los mismos fines.

En Burgos, como todos sabemos, existen dos centros públicos de enseñanza de adultos, el CEPA “Victoriano Crémer” y el CEPA “San Bruno”, que ofrecen cursos de alfabetización y español para extranjeros, entre otros, desde hace ya muchos años. Cualquiera que tenga dos dedos de frente se preguntará sin duda por qué la Junta de Castilla y León se gasta nuestro dinero subvencionando a entidades privadas para que oferten cursos que entran en competencia con nuestro sistema público de educación. ¿Por qué no invierte ese dinero en la enseñanza pública? ¿No pretenderá que el sistema público de educación se vuelva anémico por falta de medios para después desacreditarlo e irlo vaciando de contenido hasta su total desaparición?

Este no es sino un pequeño ejemplo de la política educativa de la Junta de Castilla y León, que sigue incrementando las subvenciones a los centros privados de educación, incluso a aquellos centros como los del Opus dei que segregan a su alumnado por razón de sexo, mientras no deja de anunciar recortes drásticos para el próximo curso con el pretexto de la crisis económica y la falta de dinero. En efecto, ya está aplicando un recorte de casi un 7% en el presupuesto de educación no universitaria para este curso.

Además, se va viendo que la oferta de plazas para profesorado de infantil y primaria se ha visto reducida de manera escandalosa (unas 500 plazas cuando las necesidades educativas suponen unas 2000); los recortes de plantilla en colegios e institutos públicos se van anunciando alegremente en las reuniones de las Direcciones Provinciales con los equipos directivos de los centros y el aumento de la ratio alumno por aula así como la mayor carga horaria para el profesorado (las diecisiete horas lectivas, “¿qué se hicieron?”) son realidades que todo el mundo parece ir aceptando como inevitables. Por no hablar de la posible desaparición de algunas materias del currículo, de los recortes y las congelaciones salariales, de la construcción paralizada de nuevos colegios y de la disminución del presupuesto para el funcionamiento de los centros públicos.

¿Debemos confiar que ante este negro panorama los sindicatos con representación en la mesa sectorial van a actuar con verdadera contundencia en lugar de las tibias acciones que proponen en esa plataforma reivindicativa que han creado recientemente?  ¿Estará el profesorado dispuesto a movilizarse contra esa política de ajustes económicos y recortes de derechos laborales? ¿Va a aguantar la sociedad en su conjunto que la educación pública, la única que es universal, no discriminatoria y gratuita, no sea una prioridad en los planes de sus gobernantes, sino que, por el contrario, sus recursos económicos y humanos se vean reducidos con la excusa de la crisis, mientras que la educación privada sigue aumentando su nivel de subvenciones?
                 
                                                                                                                                       Enseñanza CGT

miércoles, 20 de abril de 2011

martes, 19 de abril de 2011

Los más débiles y la libertad entendida por Gallardón

Durante la pasada semana nos hemos desayunado con la inquietante propuesta del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón. Sorprende en una persona que gusta presumir de su ideario liberal y democrático. Pero más allá de las críticas que se puedan aprovechar para desenmascarar al personaje, que por otro lado nos ha ahorrado el trabajo, me gustaría situar el debate en otras coordenadas.

 Para empezar, los falsos axiomas que se presentan en la propuesta: “tenemos la obligación de ayudar a las personas que viven en la calle, aunque no quieran, y ofrecerles lugares, o centros donde puedan estar atendidos...”
Ruiz Gallardón presupone, de antemano que los indomiciliados y transeúntes que habitan en la vía pública (cajeros automáticos, soportales, bancos en las mismas calles, rincones u otros lugares muy visibles),  están ahí por gusto propio, porque les encanta el frío de la noche, disfrutan de la dureza del asfalto, gozan con la escarcha de la mañana empapándoles la manta. Da por hecho también que existen suficientes recursos para estas personas. Lo primero es una insidia, la situación de cada indomiciliado responde a historias de vida muy personales, a trayectorias únicas que se asemejan únicamente en el resultado: el aislamiento, el deambular, la reducción de contactos sociales, etc.
            
 Y siendo sus causas complejas me atrevo a apuntar algunos fenómenos que precipitan a las personas a “la calle” y que a su vez complican el retorno a una convivencia más normalizada. En España, como en otros lugares, estamos viviendo procesos de enriquecimiento insultante que se sostienen en  la reducción de recursos y posibilidades para otros, se profundiza en la desigualdad, el efecto mateo, cuando entras en la espiral del empobrecimiento y la exclusión se complica salir de ésta última; la carestía de la vivienda y los recursos que se invierten para sostenerla hacen cada vez más difícil para muchos este bien que la Constitución garantiza de palabra; la filosofía del éxito que nos envuelve, bloquea a los que no son capaces de alcanzarlo y tiran la toalla, dejándose de querer; asimismo el fracaso de la atención a los enfermos mentales, la carencia de recursos y apoyo a las familias es uno de las asignaturas pendientes de nuestro incompleto Estado de Bienestar. Seguramente me he dejado en el tintero alguna cuestión, añádanla ustedes, seguro que es pertinente.

Sin embargo de todo esto el señor Ruiz Gallardón no habla. Él no se siente responsable de los recortes sociales, de la insuficiencia de los servicios sociales en Madrid, de que en España haya al menos un millón de viviendas vacías y más de un millón de personas que carezcan de ella, del ahogo de las deudas, de que a los enfermos mentales sólo les ofrezcan psicofármacos, y no sistemas de apoyo comunitario, o equipos de atención en centros especializados para los casos más graves. No menciona la insuficiencia de la oferta de recursos para atajar el mismo problema que presenta. ¿Acaso una gran ciudad no tiene competencias sobre alguna de estas cuestiones? ¿Y si no tiene competencias, no puede lanzar propuestas constructivas a quienes las tengan? No, lo suyo es culpabilizar a los débiles, porque son responsables de su fracaso -profundizando en la esquizoide cultura del éxito-, lo suyo es presentarlo como si de una acción humanitaria se tratara, con un paternalismo trasnochado y peligroso, del que se cree con la superioridad moral para pensar en nuestro bien sin tan siquiera respetar la opinión de otros seres humanos. Esta deriva es ciertamente muy peligrosa, y termina en la privación de libertades por el “bien de los sometidos”. ¡viva el liberal Gallardón! El Señor Gallardón, como otros sólo aprovecha su credo liberal para beneficiar los movimientos económicos de los que pueden realizarlos, para lo demás le tiran las políticas de orden como a sus antepasados...¿o se trata de una vil estratagema electoral?

Lo que propone el señor Gallardón es sencillamente un atropello, una reedición de la Ley de Vagos y Maleantes franquista con barniz democrático, pero ni siquiera mucho. Su propuesta atenta contra las libertades más esenciales del individuo, que por suerte protege nuestra Constitución.

Nosotros, una vez más queremos devolver la pelota al tejado de las responsabilidades políticas de largo alcance: las políticas públicas cuya ausencia definitivamente genera situaciones poco deseables para las miradas burguesas y biempensantes a las que quiere y tiene que agradar Ruiz Gallardón. Lo que propone este representante público, no es nuevo, ni original, y por ello se sabe que no funciona, que ocultar los problemas sólo ha conseguido que se pudran y que cuando salgan a la luz de nuevo, porque esto vuelve a ocurrir, lo hagan de peor manera.

Si insistimos en desmontar los sistemas de protección pública, obviamente habrá consecuencias no gratas, tenemos que ser responsables cuando optamos por políticas en esa dirección y no tratar de escurrir el bulto y aún más responsabilizar a aquellos que las sufren, a las víctimas de ser los responsables del malestar social. Esto último es retorcido y tiene un efecto demoledor sobre la sociedad, acostumbrarla a culpabilizar a los más tirados, en este caso a los indomiciliados, a despersonalizarlos, para que se les pueda barrer de nuestras rutilantes avenidas con escobas morales si se resisten a desaparecer, con la aquiescencia del respetable.

Amigo Gallardón y a los que opináis como él: vivimos en una sociedad que genera injusticia y desigualdades, si no os gusta ver su rostro desagradable en vuestras calles, cambiad de políticas, porque si optáis por la fuerza y por la ocultación de la propia miseria, iniciaremos un precipicio que imagino sabéis a donde conduce. Asimismo nuestro lado oscuro, como sociedad siempre tiene un reflejo que nos deforma y recuerda quiénes somos realmente cuando nos miramos al espejo, como le sucedía imperturbablemente a Dorian Gray.

                                   Catorce de abril

domingo, 17 de abril de 2011

El falseado debate de la seguridad ciudadana y las cámaras de control en Burgos.

La cuestión de la seguridad ciudadana no siempre ha sido un coto privado de la derecha más rancia.  La izquierda y la social-democracia también tenían un discurso propio a este respecto.  Era una cuestión que se encuadraba dentro del esquema del Estado del bienestar que se implementó después de la segunda guerra mundial en el norte de Europa.  La teoría propugnaba que una sociedad con igualdad de oportunidades y de desarrollo personal era también una sociedad más segura.  Fue entonces cuando se crearon los sistemas de seguridad social.  Este discurso rezumaba optimismo hacia el individuo, que en el caso de errar, era susceptible de ser rehabilitado, y que rechazaba el antagonismo libertad-seguridad que hoy es asumido como verdad incuestionable.  La justicia social era, y a nuestro juicio lo sigue siendo,  la mejor prevención contra la inseguridad ciudadana. 

Desde hace tres décadas, la deserción de la socialdemocracia de sus propios postulados ha ofrecido en bandeja de plata el debate sobre seguridad ciudadana a la derecha conservadora y neoliberal que plantea un sistema muy diferente.  Responde a una concepción maniquea y pesimista del ser humano.  La derecha no cree en la rehabilitación de los que delinquen, así que propugna la extirpación social del individuo (pena de muerte, cadena perpetua),y apuesta por la reducción de libertades como  medida para incrementar la seguridad, generando  de este modo una sospecha y desconfianza generalizada entre las personas y los grupos de la misma clase social.  Si la sociedad es traumatizada por algún hecho violento, normalmente con la inestimable ayuda de los medios de comunicación, en lugar de reevaluar los medios de prevención social se procede a una vuelta de tuerca en los sistemas de control y represión.  El resultado de estas medidas suele ser tan infructuoso a la hora de reducir la inseguridad ciudadana como rentable en las urnas.  El ejemplo más notable de este tipo de política en Europa es Sarkozy, quien siendo ministro del interior promovió la llamada revuelta de los suburbios que luego le valió la presidencia francesa.

Como consecuencia de los lamentables actos violentos que han acaecido en los últimos años, Burgos no ha podido sustraerse a este falso debate sobre seguridad ciudadana.  Los tres casos, por tod@s conocidos, han sido resueltos exitosamente por la policía, y los responsables han sido puestos bajo control judicial en horas o días.  Sin embargo, los medios de comunicación lanzaron una campaña para la instalación de cámaras de vigilancia en las zonas de ocio, cámaras que, repetimos, no han sido necesarias para el esclarecimiento inmediato y completo de los hechos mencionados.  En el suceso acaecido en las últimas navidades, y que desencadenó dicha campaña, los hechos sucedieron frente a decenas de testigos, de lo que se deduce que la presencia de cámaras tampoco hubiera evitado el trágico desenlace.  Por otro lado, la experiencia de ciudades donde se han instalado masivamente cámaras de control, como Londres, también subrayan la ineficacia de éstas para prevenir y esclarecer los crímenes además de su elevado coste.

Entonces, ¿Por qué apostar por unas cámaras de control ineficaces y además caras?¿Son nuestros políticos estúpidos?  Probablemente, pero en este caso, nos inclinamos a pensar que los objetivos de la instalación de cámaras son otros a los que se exponen.  En primer lugar, reporta unos beneficios electorales, ya que se da una falsa sensación de seguridad, pero sobre todo tiene como objetivo el control del espacio público mediante la limitación de libertades y derechos.  No es la única medida en este sentido.  La ordenanza de movilidad promovida por nuestro ayuntamiento apuntaba a un recorte de libertades en el uso del espacio público.   También se puede adscribir a este tipo de medidas cercenan la libertad de uso de la calle, el humanitario intento de Gallardón de confinar a las personas sin casa en  albergues de concentración. Todas estas medidas persiguen el objetivo de limitar la libertad de los/as pobres y de la disidencia política en el espacio público, no de acabar con la inseguridad ciudadana.
El ayuntamiento de Burgos se gastará dinero en cámaras de control mientras reduce el presupuesto de los centros de acción social y las subvenciones a las ONGs que trabajan con los más necesitados.   Si al ayuntamiento del PP y el gobierno del PSOE quieren reducir y atacar la inseguridad ciudadana, les proponemos que dejen de lado sus actuales políticas de recortes sociales que excluyen todos los días a miles de personas de un trabajo, de una vivienda digna y de un futuro con algo de esperanza.  No estaría de más que nos protegieran de los empresarios y políticos corruptos, que sí parecen vivir en una impunidad alarmante.  Las cámaras pueden ser útiles, especialmente para saber qué dicen,  de qué tratan, con quiénes y cómo nos traicionan los que se dicen nuestros representantes.  Desde Burgosdijital proponemos que haya cámaras en esas reuniones con empresarios a las que tan aficionado se está haciendo Zapatero, y que curiosamente se hacen a puerta cerrada, o en las reuniones de los concejales de urbanismo con cons-destructores.   Porque en una democracia real es el pueblo el que debe controlar a los representantes y a los banqueros a los que sirven, que además son, hoy en día, los mayores promotores de violencia e inseguridad.  Han destruído tres millones de puestos de trabajo y aún no hay ninguno entre rejas.

Para más información sobre este tema recomendamos leer el gran artículo de Modesto Agustí en Diario de Vurgos: http://diariodevurgos.com/dvwps/burgos-1984.php

viernes, 15 de abril de 2011

Balada triste para un republicano


Antigua cárcel de Burgos
Por Burgos Dijital 

Este vídeo pretende ser un modesto homenaje de burgosdijital a la memoria de los/as republicanos/as y a los/as anarquistas de Burgos.   Basado en los libros "Doy fe" de Ruiz de Vilaplana y "Capital de la cruzada:  Burgos durante la Guerra Civil" de Luis Castro.
Prisión Central de Burgos, donde eran reclutados la mayoría de personas detenidas para posteriormente ser asesinadas mediante las "sacas"

miércoles, 13 de abril de 2011

Manifestación "Tod@s con Japón" y por el cierre de Garoña

                                                          
                     Cientos de personas, muchos procedentes de las inmediaciones del Valle de Tobalina,
                                             donde está ubicada la central nuclear de Garoña,
                             se manifestaron el día 9 de abril por las calles de la ciudad de Burgos, 
                     en solidaridad con las víctimas de Japón y por el cierre de las centrales nucleares.

martes, 12 de abril de 2011

Empresas Socialmente Responsables: Entrevista a Carlos Larrinaga, Investigador en CICSMA y Profesor de la UBU

Desarrollo Sostenible fue definido en 1987 por la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo de Naciones Unidas como “ El desarrollo que satisface nuestras necesidades presentes sin comprometer la habilidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas” con tres dimensiones claras de actuación: Desarrollo económico, Protección ambiental y Equidad social.
El 5 de Marzo de 2011 fue publicada en el BOE la ley de economía sostenible. Un conglomerado de normas y futuros reglamentos que no terminan de dar soluciones que regulen los mercados y eviten desmanes de grandes empresas, quienes en la sombra, intentan gobernar el mundo
En negro GDP de países. En rojo GDP multinacionales. ( fuente.- Carlos Larrianga.- UBU)



Con un poder de influencia, económico y político, por encima de muchos países del mundo, intentan cautivar nuestras conciencias con grandes campañas publicitarias alabando su trabajo por un mundo mejor y más justo.
El ci(n)vismo de sus propuestas “verdes”, de trabajo digno para sus empleados y de desarrollo sustentable en su relación con el medio ambiente, choca frontalmente con la realidad que conocemos en países del sur donde albergan su producción. El trabajo infantil, la ausencia de sindicatos, o la imposibilidad de organización colectiva de los/las trabajadoras/es en sus plantas de esclavitud, es ocultada día a día por sus mayores cómplices: Los grandes medios de Información o desinformación, para ser más exactos.
Desde hace más de una década empezamos a escuchar términos con el apellido“responsable”(1),consumo responsable, socialmente responsable, etc.
Responsabilidad es un valor que está en la conciencia de las personas, no de las grandes empresas preocupadas casi en exclusividad por el crecimiento de sus beneficios y derrota de la competencia.
Pero... ¿No son personas quiénes están detrás de las empresas?

Responsabilidad Social Corporativa.-

Hemos hablado con Carlos Larrinaga-González, profesor de la asignatura en Administración de empresas de la UBU: Corporate social responsibility and accountability. Componente del centro de investigación en Contabilidad Social y Ambiental (CICSMA)(2), con amplia bibliografía y buen conocedor de los procesos contables en las empresas, sobre la realidad que está detrás de tan llamativa nomenclatura.

Burgosdijital.- ¿Existe dentro del mundo empresarial un conocimiento real sobre RSC?

C. Larrinaga.
-El lenguaje nunca es inocente. Cuando se habla de Responsabilidad Social Corporativa o RSC, así con mayúsculas, parece que se da a entender que es algo que ya se conoce y que se puede aplicar sin más. Sin embargo, la responsabilidad social es un concepto que implica un proceso de reflexión y de mejora continua de la relación entre las empresas y la sociedad, que no se puede aislar de aspectos sociales y políticos. Quiero decir con esto que muchos de los que hablan de RSC realmente son menos responsables que otros que no mencionan este concepto, pero que tienen una clara visión de la relación entre los negocios y la sociedad. Por responder a tu pregunta, en España hay muy poca sensibilidad hacia el impacto que las empresas tienen en aspectos sociales y ambientales.

Burgosdijital.-¿Cuáles son los principales indicadores para calificar a una empresa y/o banco cómo socialmente responsable?

C. Larrinaga.-Enlazando con la pregunta anterior, creo que es muy difícil concluir acerca de si una empresa es socialmente responsable. Sólo podemos decir si es más o menos responsable o, mejor, si tiene una contribución positiva a la sociedad. Sobre todo habría que fijarse en las condiciones laborales, incluyendo los procesos que tiene externalizados o las compra que realiza en otros países, donde no se respetan derechos humanos y laborales. También me fijaría en si existe una conciencia sobre las implicaciones sociales y ambientales de sus productos y sobre el cambio climático.

Burgosdijital.-¿Qué mecanismos de control y auditoría serían necesarios establecer a las empresas para que cumplan con la RSC que ellos mismos promulgan?

C. Larrinaga.-Las mejores empresas son aquellas que ponen en marcha sistemas de gestión serios como SA 8000 en el ámbito social y EMAS en el ambiental.
Burgosdijital.-¿Qué diferencias existen entre la filantropía de fundaciones y obras sociales y la RSC?
C. Larrinaga.-Filantropía no es lo mismo que obra social. La filantropía es dar dinero a la sociedad, a actividades que pueden ser deseables. Está muy bien. La responsabilidad social implica pensar y actuar sobre las implicaciones del negocio principal de la empresa. Una fábrica de coches puede dar dinero para construir escuelas, que está muy bien, pero antes que nada debe pensar sobre las implicaciones sociales y ambientales de su producto principal, que es el automóvil.
B.dijital.-¿Podrías darnos algún ejemplo de buena y mala praxis en RSC de empresas Burgalesas?
C. Larrinaga.-Un ejemplo de mala praxis que afecta a todos es el hecho de que el presidente de la Cámara de Comercio sea propietario de los principales medios de comunicación locales y además haya estado en la cárcel. La responsabilidad social está indisociablemente unida a la democracia y al pluralismo.

Es indudable que debemos movilizarnos por el pluralismo en nuestra socieadad, pues la avaricia de multinacionales es tan magna que no hay concepto moral o ético (ni responsable) que les conciencie que los recursos son finitos, que las personas sufren, y que el dinero no da la felicidad. Como a niños/as, alguien tendrá que obligarles a expensas de castigo.


lunes, 11 de abril de 2011

Zapatero, el cero a la izquierda.

Zapatero, te vas o te echan. Poco importa.   A pesar de los absurdos debates inflados por los medios de intoxicación, nada cambiará, porque si algo ha quedado claro en este último año, es la sumisión del poder político al ecónomico.  El poder no está en la Moncloa, ni en el parlamento, nuestra vida es manipulada impunemente desde Wall Street, la City, los consejos de administración de los grandes bancos, desde Dubai o Pekín.  Zapatero, Rajoy, o Rubalcaba no dejan de ser los chicos de los recados de los poderosos.  Pueden quedarse con parte del cambio pero sin pasarse.  Es una situación neocolonial,  ya en el siglo XIX las grandes potencias preferían poner a hombres de paja al frente de los "protectorados".  Era más cómodo contar con la colaboración de un sultán o un emir como intermediario entre la población semiesclava y el poder metropolitano.  El intermediario tenía que ser fuerte con los débiles y débil con los fuertes.  Su presencia aseguraba que el desgaste del ejercicio del poder nunca afectara a quien lo ostentaba sino al testaferro.  Pues sí, eso eres Zapatero tú y quien te sustituya, un reyezuelo de monarquía bananera, un emir complaciente y complacido, un cero a la izquierda, nunca mejor dicho.

Sin embargo, a pesar de poseer sólo un poder simbólico, no me voy a reprimir en hacer un repaso a tus siete años de virreinato. Llegaste al poder gracias a la pésima gestión del peor ataque terrorista en Europa, y el último arranque de coraje de la sociedad civil española.  Lo de que "los españoles se merecen un gobierno que no les mienta" suena hoy a sarcasmo del malo.  Pasaron cuatro años de vino y rosas, de jugar en la champions league de la economía, de alcanzar en renta per cápita a los países que ahora nos ajuntan o nos quitan el bocadillo en el recreo según les obedezcamos.  Hoy parece la prehistoria pero fue hace apenas 5 años.  No moviste ni un pelo  la estructura de poder que dejó el reyezuelo anterior, aceptaste el España va bien y así los precios de la vivienda siguieron creciendo al 15% anual.  Gran negocio, para unos pocos, y muy ético, y muy socialista según el cual se ganaba más dinero especulando en el ladrillo que levantándose a trabajar por la mañana.  Esos pocos, que tanto defraudaban a Hacienda  mientras tú y tus amigos,  los MAFO, Solbes y Salgado silbabais, agradecieron que se lo pusieras más fácil cuando aboliste el impuesto sobre el patrimonio al tiempo que instaurabas la esclavitud a la banca.  Entonces bajar los impuestos a los ricos era de izquierdas.  Ya entonces ejercías a tiempo parcial de guignol y a través de tí,  la casta de los Botín hacían prácticas de ventriloquía. 

Llegaron las vacas flacas y las siete plagas y los poderosos te contrataron a tiempo completo. Arrodillado ante la que se arrodilla frente al Deutche Bank, de rodillas ante Botín y el Ibex 35, de rodillas ante The Economist, de rodillas ante la FAES, tú Zapatero, copiabas diligentemente al dictado todas las ideas que, para salir de la crisis te soplaban los que la habían creado.  Llegó la reducción generalizada de los salarios, sobre todo de los empleados públicos, la reducción generalizada de las pensiones, la ayuda a los planes de pensiones privados, el abaratamiento y subvención pública del despido, la venta a granel de las cajas de ahorro. Las "reformas" se hacían y se siguen haciendo "costaran lo que costaran" a los que hace unos años te gritaban esperanzados "no nos falles."

El contrato que te hicieron los poderosos resultó ser tan precario como los que tú fomentas, asi que te han despedido al cabo de un año.  Sin embargo, Roma paga bien a los traidores, seguro que el futuro te tiene reservado un cargo en las empresas a las que acabas de regalar los aeropuertos más rentables de España.  Tanta gloria lleves como paz dejas, aunque con tu falta de inteligencia y valentía has dejado al país y a la izquierda hecha unos zorros.  Hoy los tuyos te alaban. Ya veremos lo que pasa dentro de dos meses.  Seguro que el circo mediático nos regala un espectáculo tan entretenido como inútil a la espera del próximo virrey.  En cuanto a los esclavos, ni están ni se los espera, continúan aferrándose temerosamente a sus grilletes deseosos de acusar a Espartaco ante el  primer centurión que se crucen.

viernes, 8 de abril de 2011

Entrevista a Lidia Falcón

La asociación de mujeres Hypatia ha organizado unas jornadas sobre Mujeres y II República los días 6 y 8 de abril en la Sala Polisón del Teatro Principal. El Miércoles 6 burgosdijital estuvo allí y pudimos charlar con Lidia Falcón: Abogada feminista e incansable luchadora por el reconocimiento en la esfera pública de los derechos de las mujeres. 
Lidia Falcón nació en Madrid un invierno de 1935, coordina un despacho de abogadas y abogados en Barcelona desde hace 40 años. Ha publicado 39 libros, los primeros durante la dictadura franquista, es asidua articulista para diarios como El Periódico de Cataluña y Público.

Enlaces:
Hypatia
Lidia Falcón




                                   
                                                                 

miércoles, 6 de abril de 2011

La energía nuclear: sucia, cara y peligrosa.


El terrible terremoto de Japón, conscientes del drama humano que supone la muerte de mas de 10.000 personas, vuelve a poner en la agenda de debate internacional, lo vulnerable e irracional que supone la generación eléctrica con uranio.  En un pais prácticamente perfecto, donde priman las costosas medidas de seguridad, la central atómica de Fukushima se ha resquebrajado, originando la segunda catástrofe nuclear de la historia tras el inolvidable holocausto que todavía supone Chernóbil.     


Con la producción de petróleo en su pico de extracción y una industria nuclear rodeada de secretismo y peligro real para la vida, debemos concienciarnos de la inviabilidad de un sistema productivo basado en un consumo depredador y nocivo para la salud del planeta.  Existen alternativas fundamentadas en el ahorro eléctrico, el decrecimiento y las energías renovables.  Con la mira puesta en un futuro más solidario, sin guerras , limpio, sin hipotecar a las generaciones venideras, ESTE SÁBADO 9 A LAS 13 HORAS EN EL CID convocados por Ecologistas en Acción y Greenpeace más el apoyo de numerosos colectivos y partidos, marchará una manifestacion en solidaridad con el pueblo japonés,exigiendo el fin de la letal era nuclear y el cierre inmediato de la achacosa central de Garoña ,hermana en tecnología de Fukushima.  La energía que consumimos se ha revelado como una herramienta de desarrollo vital, y debe ser transparente y democrática.


Solo la respuesta ciudadana, apoyada en la movilización, puede cambiar nuestro modelo energético, tan contaminante, y extremadamente peligroso que nos supone a todos unas inversiones económicas inaceptables.  Siéntete parte de la historia exige un convenio justo...con el PLANETA y apoya con tu presencia el fin de esta locura radiactiva.  Resulta inmoral y egoísta tanta guerra,conflictos y contaminacion para sostener un sistema consumista,voraz e insaciable que nos está conduciendo a problemas irresolubles,a un callejón de traumática salida.   Recuerda este sábado a la UNA EN EL CID tienes la oportunidad de ser activo/a y decidir cómo imaginas el futuro.  No te lo pienses y forma parte de esta lucha embriagadora, intensa, llena de reivindicación que supone el ecopacifismo.  Nos vemos TOD@S.

lunes, 4 de abril de 2011

Entrevista al presidente de Europa Laica



Francisco Delgado, Presidente de Europa Laica
Burgosdijital entrevista a Francisco Delgado,presidente de Europa Laica, como consecuencia de la presentación de su libro " Aprender sin dogmas.Enseñanza laica para la convivencia". Por una escuela pública y laica.

sábado, 2 de abril de 2011

Jugando con la seguridad de la afición en el Plantío.

Desde hace unos años el baloncesto es el deporte de moda en Burgos.  Los buenos resultados deportivos  unidos a la falta de tirón del  fútbol  ha  provocado un súbito interés por el deporte del aro en nuestra ciudad.  El año pasado se rozó el éxtasis en los play-off de ascenso a la ACB y se vivieron momentos emocionantes en un pabellón insuficiente para acoger a toda la afición.  La escasez de aforo hizo que se tuvieran que colocar pantallas en la Plaza de toros y  que se empezaran a vender más entradas que las que admite el polideportivo.  El ascenso a la ACB hubiera acarreado un problema importante al ayuntamiento, porque el reglamento de esa competición exige estadios con un aforo mínimo de 5000 espectadores y el Plantío sólo cuenta con 2500.

A pesar de la decepción por no lograr el ascenso, la afición por el baloncesto ha seguido creciendo y el Plantío se queda pequeño.   Es vox populi que se venden más entradas que el aforo del pabellón.  Diario de Burgos señala sin pudor que  en el partido contra  el Murcia asistieron más de 3000 espectadores cuando el aforo, como hemos señalado es de 2500,  es decir se vende un 20% más de entradas que la capacidad del polideportivo.  El "exceso" de espectadores ve los partidos en sillas que se sitúan en la pista, principalmente en los fondos, en uno de los laterales, y  a lo largo del pasillo.  Sillas que se convertirían en cientos de obstáculos móviles en caso de evacuación. Además no es infrecuente encontrar a numerosos espectadores de pie  u ocupando las escaleras de acceso a la grada superior.

Las consecuencias del abarrotamiento son dos: la incomodidad de todos l@s aficionad@s , y  lo que es más importante,  un aumento considerable del riesgo en  caso de accidente.  Los pasillos y las escaleras, principales vías de evacuación en caso de emergencia, son intransitables por estar atestadas de gente.  Nunca se ha hecho un simulacro de evacuación y dudamos mucho que en su plan de seguridad ni el club ni el ayuntamiento hayan trabajado con la hipótesis de evacuar a más de 3000 personas entre los que se cuentan muchos niños, personas con movilidad reducida.  En caso de accidente grave el Plantío podría convertirse en una auténtica ratonera.  Burgosdijital está estudiando emprender acciones legales a este respecto.

El Club, el ayuntamiento y la subdelegación del gobierno participan de un compadreo en el que todos parecen salir ganando excepto los espectadores.  El club hace caja vendiendo más entradas, y el ayuntamiento, propietario del recinto, y la subdelegación del gobierno  permiten una manifiesta irregularidad  para no granjearse la enemistad del club deportivo más importante de la ciudad a dos meses de las elecciones.  Todo ello a costa de la seguridad de l@s aficionad@s. 

  
 
Unas cien personas son instaladas en el fondo próximo al banquillo local.

200 personas son instaladas sistemátiamente sobre la parte de la pista cercana al banquillo visitante.
Las sillas ocupan los pasillos dejando 1 metro de espacio para transitar.

                         Unas 200 personas ocupan sillas en el pasillo que rodea toda la pista.


                             También hay en muchos espectadores de pie.  El espacio para el tránsito y desalojo es muy reducido.





El exceso de entradas vendidas provoca que algunos espectadores se sienten en las escaleras de acceso a las gradas.

No podemos olvidar a unas 70 personas que se sientan en los palcos de empresas.