Seguimos en Burgosdijital.net

Seguimos en Burgosdijital.net
Nos hemos trasladado a Burgosdijital.net

lunes, 22 de febrero de 2016

¿Por qué son importantes las elecciones a representantes sindicales en la Administración autonómica?



Por Burgos Dijital


Resulta profundamente llamativo como el 1 de febrero de 2016 los sindicatos CCOO, UGT y CSIF dieron el pistoletazo de salida en el Diario de Burgos como únicos vertebradores de la representación de los empleados públicos de la Junta ante los próximos comicios sindicales del 3 de marzo.

Ante esta fotografía, sería por otro lado muy fácil pero poco imaginativo hacer la misma comparación con la presencia mediática de los partidos políticos en las pasadas elecciones generales realizando una equivalencia entre estos sindicatos y el bipartidismo junto a las marcas nacionalistas conservadoras en sus respectivos territorios.

Ciertamente las reglas del juego son parecidas aunque buscando una menor intensidad premeditada en la contienda, puesto que para asegurar el poder lo mejor es que nada cambie, no vaya a ser que la bien organizada colmena de abejas se transforme en un avispero. De ahí tanta “paz social” vendida por el Presidente de la Junta, el equivalente en este caso al jefe de la patronal, y tanto acuerdo comprado por nuestros representantes sindicales, eso sí vía financiación: ¡¡Qué mejor masaje que una buena lluvia de billetes!!


No se va a explicar lo que significa el Movimiento Viernes Negro (VN) porque ya hay publicado lo suficiente, pero sí se pretende recordar que este colectivo nació de forma espontánea, contando con muchas personas que o bien no tenían ninguna afiliación sindical o bien pertenecían, e incluso eran delegad@s sindicales, de todas las centrales con representación en nuestra provincia. 



El tiempo ha dado la razón a quienes pensaban que poco a poco todos los sindicatos de la "paz social" iban a abandonar las protestas, especialmente cuando se comenzaron a realizar denuncias frente a la gestión arbitraria, antidemocrática y oportunista del Partido Popular: por poner un ejemplo, la presidenta provincial del sector público del CSIF en Burgos, Milagros Alcalde Castilla, obligó a todos los representantes de su sindicato a desaparecer de las concentraciones por el hecho de que Viernes Negro denunciara el acceso único y exclusivo a Intereconomía a través de la red en todos los puestos de trabajo. 

Poco a poco y a medida que iban pasando las hojas del calendario, las manifestaciones iban perdiendo fuerza pero ganando en razones morales y objetivas. Muchas personas comprometidas perdieron sus energías para seguir confrontando con sus denuncias que la crisis ha sido una gran estafa y que ha servido de excusa para realizar un ideológico desmontaje de las administraciones públicas a través de privatizaciones y externalizaciones.

Otras dejaron el colectivo por las presiones de sus superiores, la mayor parte de ell@s “libres designad@s”, y por los “toques de atención” de l@s representantes sindicales a los afiliad@s más activos.

Seguro, también, otr@s habrán dejado la pelea por no estar de acuerdo con algunas de las denuncias y acciones

Vaya por delante que la crítica desde este medio no es hacia las bases y simpatizantes de los sindicatos a los que se alude, la mayor parte gente honesta y trabajadora que en muchos casos incluso estarán en listas de candidat@s para “rellenar”, sino a los aparatos autonómicos, a sus correas de transmisión y también, por qué no decirlo, a tod@s aquell@s que se aprovechan de su posición de poder, sus contactos y la información atesorada para malgastar sus liberaciones y horas sindicales en “cosas personales” o colocar de manera espúrea a familiares y amig@s en la Administración.

Esto es lo que hay y esto es lo que ha llevado a la situación en la que se encuentra ahora: UGT dice que “la dignidad es el salario en una ¿inverosímil coincidencia? con el nombre que much@s emplead@s públic@s  dieron a una lista de reivindicaciones y propuestas que fue elaborada con la participación de tod@s en el 2011 y que se entregó al Presidente de la Junta de Castilla y León, la “Lista de la Dignidad”; CCOO y su secretario autonómico se hicieron la foto-portada con el Presidente conservador Juan Vicente Herrera para cerrar con un apretón de manos la ampliación del horario, medida que sirvió especialmente para la reducción de plantillas de manera quirúrgica en la Sanidad y la Educación; y el CSIF que defiende especialmente la carrera profesional en una administración pública dónde nadie sabe qué significa esto.

Lo cierto es que tras cuatro años de imperio trisindical es un hecho objetivo que la capacidad adquisitiva de los empleados públicos se ha visto menguada y que muchas otras personas que trabajan en los servicios públicos han visto como se precarizaban sus salarios y sus condiciones laborales; que se continua con el mismo horario de trabajo gracias al incumplimiento del infame pacto alcanzado por el que el gobierno popular les devolvería a las 35 horas, y a la reducción proporcional para docentes y sanitari@s, una vez alcanzado el 2,5 % del PIB, condición ya cumplida; y que las formas de provisión distintas a la oposición y a los concursos libres junto al “trapicheo digital” han convertido estos centros de trabajo en comisarías políticas, muy lejos de la pretendida profesionalidad.

Si hace menos de un año estos tres sindicatos dieron su visto bueno a una campaña mediática de dignificación de l@s emplead@s públic@s, cuando prácticamente se les ha deshauciado de todos sus derechos laborales, para permitirle al partido gobernante arañar votos a costa del erario público y que PLADEPU (Plataforma para la Defensa de lo Público) consiguió paralizar haciendo pública esta perversa estrategia, ahora el Consejero de Presidencia, cuya mujer utilizaba coche y conductor oficial para su uso privado, abre las puertas del Paraíso a los representantes sindicales y les habla de trasparencia y de profesionalidad.

Todo esto resulta una farsa y basta con analizar la situación para comprobar que con su silencio y/o su asentimiento son responsables de una escandalosa gestión de personal utilizada para hiperpolitizar la administración a través de Libres designaciones, de caprichosas comisiones de servicio, de contratos de alta gestión, de contratos que desprecian las bolsas de empleo burlando los méritos y la capacidad de los no alineados a sus intereses de grupo.

Son así mismo responsables de la pérdida de poder, ellos sabrán a cambio de qué, en todas las mesas de negociación frente a los ejecutores políticos tras la última reforma de la Ley 7/2005.

Por otro lado, ninguna de sus voces se ha alzado contra la creación y persistencia de la Administración paralela a base de empresas públicas, fundaciones, gerencias y demás chiringuitos que día tras día tanto VN como PLADEPU han demostrado y seguirán demostrando que sirven a intereses opacos y privados con profundas conexiones con el partido gobernante.

También es curioso que mientras todos estos hechos estaban y están sucediendo, aún es el día hoy en el que nadie puede ver y comprobar las actas y los acuerdos de las mesas de negociación de las condiciones laborales de funcionari@s, laborales y estatutari@s.

Para terminar nuestras fuentes nos han confirmado que much@s de los que se han mantenido activ@s en las protestas han recibido presiones para que abandonaran la pelea y, al parecer, ningún@ de l@s representantes sindicales de los tres grandes sindicatos han apoyado a sus compañer@s. En última instancia, algunas de esas personas  se quejan de que "mientras un@s poc@s poníamos el dedo en las abiertas llagas de este cadáver y advertíamos de su tremendo hedor, otr@s nos miraban con desconfianzas y recelos, más preocupados por salvar su status y buscando con desaliento la obtención de alguna prebenda o privilegio".


Pero es precisamente ahora cuando, recien estrenada la campaña sindical, algun@s comienzan a realizar el juego sucio al que tanto acostumbran. Hasta el punto de que, como se nos ha informado desde Valladolid, el sindicato UGT ha comenzado a repartir propaganda electoral con la quiere convencer a los empleados públicos de haber sido los impulsores de los "Viernes Negros" en Castilla y León.

Esto no parece más que una muestra de nerviosismo de la posible pérdida de poder de esta central sindical, lo que le pondría en serio aprieto a la hora de recibir la porción del pastel repartido por un Juan Vicente Herrera que ya tiene suficiente con soportar las embestidas de la oposición en la investigación de la trama eólica.

¿Comenzará a ser el final de la mal llamada "paz social"?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada